top of page

TDAH y Microdosis hoy

Título original: "Pueden Utilizarse Microdosis Psicodélicas Para Tratar El Tdah?"

Publicado por: Iva Totomanova; 7 de abril de 2022.




TDAH y microdosis | Últimamente ha surgido un gran interés por las sustancias psicodélicas, tanto desde el punto de vista recreativo como científico. Cada vez más personas han empezado a utilizar los psicodélicos para aumentar su bienestar o su productividad, y la investigación sobre el tema también ha cobrado fuerza.


Organizations that focus on psychedelic research


Numerosas organizaciones como la Fundación MIND, la Fundación OPEN, la Asociación Multidisciplinar de Estudios Psicodélicos (MAPS) y el Instituto de Investigación Heffter, entre otras, se dedican a realizar investigaciones psicodélicas y a promover su uso terapéutico. La investigación sobre la psilocibina muestra resultados muy prometedores para trastornos psicológicos como la depresión resistente al tratamiento y el trastorno de estrés postraumático (TEPT), y la FDA le ha otorgado el estatus de “terapia innovadora”1.

De hecho, los estudios muestran que la psilocibina parece ser al menos tan eficaz como los antidepresivos convencionales, y empresas como COMPASS ofrecen formación en psicoterapia asistida con psilocibina.


¿Una nueva área terapéutica de investigación psicodélica?


Además de los trastornos del estado de ánimo, otra área terapéutica en la que podrían aplicarse los psicodélicos es el tratamiento del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). El TDAH es un trastorno crónico prevalente, que puede afectar en gran medida a la calidad de vida de las personas. Los síntomas suelen incluir problemas con la cognición y las funciones ejecutivas, como centrar y mantener la atención, encontrar motivación para hacer el trabajo y problemas con el aprendizaje y la memoria, pero el trastorno también presenta alteraciones del estado de ánimo e impulsividad.


TDAH y medicación actual: la necesidad médica no cubierta


El tratamiento actual de primera línea para el TDAH son los medicamentos estimulantes, que son seguros y eficaces a corto plazo cuando se toman en las dosis prescritas. Sin embargo, estos estimulantes son poco eficaces a largo plazo, ya que pueden provocar efectos secundarios desagradables y síntomas de abstinencia. Además, se estima que en aproximadamente el 30% de los pacientes con TDAH, los estimulantes no son lo suficientemente eficaces o no se pueden tolerar los efectos adversos. Por lo tanto, existe una necesidad médica de una mejora en cuanto a los medicamentos para este trastorno, y las microdosis psicodélicas podrían resultar beneficiosas.


Microdosificación para el TDAH La investigación sobre este trastorno es todavía escasa, pero está aumentando lentamente y las pruebas anecdóticas preliminares muestran resultados prometedores. Un enfoque hacia la microdosificación para administrar psicodélicos podría ser más adecuado para este propósito, ya que no implica ningún tipo de experiencia subjetiva. Sin embargo, ofrece beneficios cognitivos y emocionales que lo hacen más apropiado para las tareas cotidianas. Es algo similar a lo que ocurre con la medicación estimulante crónica para el TDAH.

De hecho, el propio Albert Hoffmann, el químico suizo que sintetizó el LSD, era partidario de utilizar pequeñas dosis del psicodélico como alternativa al Ritalin. También se ha informado de que James Fadiman, pionero en la investigación de microdosis, sugiere el uso de microdosis como una alternativa “extremadamente saludable” al Adderall.

En este artículo, centrado en este tema, se abordará qué es la microdosificación y por qué podría ser una vía potencialmente más segura y eficaz para el tratamiento del TDAH. Para reforzar este punto, se discutirán brevemente los efectos de los psicodélicos en el cerebro, así como algunas investigaciones preliminares en este campo.

La microdosificación como vía potencialmente más segura para tratar el TDAH Los psicodélicos son una de las clases de drogas más seguras que se conocen, ya que tienen efectos insignificantes en el cuerpo, no pueden causar la muerte debido a complicaciones puramente físicas o a una sobredosis, ni producen cambios fisiológicos duraderos. Los psicodélicos también tienen un potencial de adicción muy bajo, ya que no son físicamente gratificantes.

Sin embargo, la intensidad de la experiencia del “viaje” conlleva riesgos inherentes. Las dosis más altas pueden aumentar la aparición de efectos psicológicos adversos. Esto puede ser la experiencia de un “mal viaje” acompañado de pensamientos confusos y emociones desagradables.

Aunque la incidencia de eventos psicológicos no deseados se reduce en gran medida cuando hay un conjunto y una configuración adecuados, una ruta potencialmente más segura de usar psicodélicos es la microdosificación. La microdosificación no intoxica al usuario y le permite realizar las tareas cotidianas como lo haría normalmente.

¿Qué es la microdosificación?

La microdosificación implica el uso de dosis que están por debajo del umbral de un “viaje” y, por lo tanto, no implican una experiencia de “viaje” con las alucinaciones, la disolución del ego y las emociones intensas que la acompañan. De hecho, uno no debería sentir ningún efecto subjetivo en absoluto (es decir, sentirse más o menos sobrio) para que la dosis se considere una microdosis adecuada, y no sólo una dosis muy pequeña.

La microdosificación sigue implicando los mismos mecanismos de acción, utiliza los mismos neurotransmisores y actúa en las mismas áreas cerebrales que las dosis mayores. Por lo tanto, la microdosificación produce cambios cognitivos y emocionales, aunque sean sutiles y no se perciban de forma tan explícita. Siguiendo esta lógica, y tras una investigación suficiente sobre el asunto, la microdosificación podría ser una forma adecuada de administrar sustancias psicodélicas como se haría con los medicamentos disponibles actualmente para el TDAH.

¿Cómo afectan los psicodélicos al cerebro?

Cambios en los niveles de neurotransmisores

Los psicodélicos clásicos, como el LSD, el DMT y la psilocibina, ejercen sus efectos principalmente a través de la liberación de serotonina, pero también afectan a los niveles de otros neurotransmisores, como la dopamina y el glutamato. Serotonina La activación de los receptores de serotonina en las regiones frontales del cerebro puede aumentar ciertas funciones cerebrales implicadas en el funcionamiento ejecutivo, la atención y la memoria.10,11 Dado que el TDAH presenta disfunciones en algunas de estas regiones cerebrales frontales, los psicodélicos podrían ser especialmente beneficiosos para este trastorno de la atención.

Dopamina

Además, el aumento de la dopamina podría estar implicado en la mejora de los mecanismos de aprendizaje y memoria, y en el aumento de la motivación para el comportamiento dirigido a objetivos12,13.. Las dificultades en el aprendizaje, la motivación y la ejecución de objetivos son una deficiencia crucial en el TDAH que puede perjudicar seriamente la calidad de vida. El aumento de los niveles de dopamina puede actuar para disminuir algunos de estos síntomas. Además, los estudios de imágenes cerebrales14 muestran que la exposición repetida a los psicodélicos conduce a un aumento más duradero de los receptores de dopamina. Dado que los pacientes con TDAH tienen un déficit en su sistema dopaminérgico, los psicodélicos parecen una buena opción para mejorar los niveles de dopamina.

Glutamato

El glutamato es el principal neurotransmisor excitatorio del cerebro, por lo que un aumento de su actividad podría contribuir a una mayor conectividad entre las distintas áreas cerebrales, así como a una mayor neuroplasticidad y a una mejora del aprendizaje y la memoria15. Esto también podría constituir una posible coincidencia con el TDAH, ya que el trastorno incluye alteraciones en las conexiones y, por tanto, en las comunicaciones, entre algunas áreas cerebrales3.

Cambios en las funciones cerebrales

El uso de psicodélicos también puede provocar cambios funcionales en algunas zonas del cerebro, principalmente en las regiones frontales y en partes del sistema límbico. Dado que esas áreas cerebrales suelen estar implicadas en la regulación de las emociones, la memoria, el aprendizaje y las funciones ejecutivas, la alteración de su funcionamiento es crucial para el TDAH.

Amígdala

Se ha demostrado que la psilocibina reduce la actividad de la amígdala, una parte del sistema límbico que participa principalmente en la experiencia del miedo y las emociones negativas16. La reducción de la actividad en esta región podría ser beneficiosa para los trastornos del estado de ánimo, como la depresión, pero también puede beneficiar a quienes padecen trastornos como el TDAH, ya que éste también presenta hiperactividad en la amígdala.

Circuito córtico-estriado-tálamo-cortical (CSTC)

Los psicodélicos también actúan sobre el llamado circuito córtico-estriado-tálamo-cortical (CSTC), que es un circuito de retroalimentación de regiones cerebrales interconectadas tanto en la parte frontal como en las partes más profundas del cerebro, que regulan las funciones ejecutivas, como el aprendizaje y la memoria10. Este circuito también está alterado en el TDAH, lo que provoca algunas de las disfunciones ejecutivas que se observan en el trastorno. Al alterar su actividad, los psicodélicos podrían contribuir a normalizar el funcionamiento de este circuito de retroalimentación y, por tanto, aliviar algunos de los síntomas del TDAH.

Cambios en la estructura cerebral

Con el uso prolongado y repetido de psicodélicos, la estructura de ciertas áreas del cerebro podría cambiar con el tiempo. Esto podría apuntar a un efecto terapéutico potencialmente más duradero en comparación con la medicación estimulante actual, pero esto tendría que probarse más explícitamente en futuros estudios.

Niveles de BDNF

Algunas investigaciones17 han descubierto que el uso de psicodélicos aumenta los niveles del factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF). Este factor trófico desempeña un papel en el crecimiento y desarrollo de las neuronas, y promueve la expresión de ciertos genes asociados a la plasticidad neuronal. La plasticidad cerebral, también conocida como neuroplasticidad, es un término que se refiere a la capacidad del cerebro para cambiar y adaptarse como resultado de la experiencia. Esto podría ser especialmente útil para el aprendizaje y, por lo tanto, también sería beneficioso para los pacientes con TDAH. Plasticidad cerebral

El mismo estudio17 demostró que los psicodélicos son capaces de promover la plasticidad estructural del cerebro al aumentar el número de lugares en las neuronas donde pueden comunicarse con otras neuronas (llamados espinas dendríticas).

Este efecto también se consigue al administrar anfetaminas como el Adderall. Sin embargo, los psicodélicos también fueron capaces de aumentar la densidad de estas espinas dendríticas, mientras que la anfetamina no pudo. Esto podría apuntar a un mecanismo de funcionamiento potencialmente similar en los psicodélicos y los estimulantes y sugerir que los psicodélicos podrían ser al menos tan eficaces como los medicamentos estimulantes para el tratamiento del TDAH.

Investigación científica: los efectos de la microdosificación en el TDAH Hay carencia de una investigación científica rigurosa que incluya ensayos experimentales controlados sobre los efectos de las microdosis en pacientes con TDAH. Sin embargo, algunas pruebas anecdóticas apuntan a la utilidad de los psicodélicos en el tratamiento del trastorno por déficit de atención. Muchos de estos efectos son auto informados por los microdosificadores en estudios observacionales, y aún no están confirmados por ensayos experimentales controlados con placebo, por lo que no deben tomarse como un hecho. No obstante, estos estudios apuntan a un posible efecto beneficioso de los psicodélicos en los pacientes con TDAH. Estudios en voluntarios sanos


Está bastante reconocido que las microdosis de psicodélicos pueden ser útiles para la productividad, la atención, la creatividad y el aprendizaje, y han sido utilizadas por profesionales de Silicon- Valley para aumentar su rendimiento en el trabajo.

La investigación sobre la microdosificación en voluntarios sanos también revela que los psicodélicos se asocian a mejoras en la cognición, la atención y la concentración. Los participantes observaron una disminución de la vagancia mental y la distracción, y vieron mejoras en el procesamiento y la expresión de sus emociones, mejorando así la salud mental.

¿Los psicodélicos son superiores a los medicamentos estimulantes?

Un estudio de investigación realizado por el Cuerpo de Marines para la búsqueda de nuevas drogas que mejoren el rendimiento concluyó22 que las microdosis psicodélicas podrían ser superiores a los medicamentos para el TDAH en cuanto a la mejora de la cognición, y no producen tantos efectos negativos. Sin embargo, estos resultados aún están por confirmar en otros estudios.

Estudios en pacientes con TDAH

Desgraciadamente, como también se ha mencionado anteriormente, actualmente sólo se dispone de investigaciones anecdóticas con pacientes de TDAH. Sin embargo, muchas personas diagnosticadas con TDAH comparten sus experiencias positivas con la microdosificación en línea, y estos datos también revelan el uso potencial de los psicodélicos en el tratamiento de este trastorno.

Menos efectos secundarios

Los estudios de observación de voluntarios que toman microdosis23,24 ilustran que existe un interés específico en las microdosis de los pacientes con TDAH. Estos estudios revelan que un gran porcentaje de microdosificadores están diagnosticados con el trastorno y quieren reducir los efectos secundarios que experimentan con su medicación estimulante combinándola o sustituyéndola por microdosis psicodélicas. En otro estudio observacional de autoinforme6, los investigadores encontraron un subgrupo de participantes que se microdosificaban específicamente para aliviar sus síntomas de TDAH, y esos participantes informaron de mejoras tras la microdosificación, con menos efectos secundarios en comparación con los estimulantes.

No hay caída después de que se agote la dosis

Un artículo publicado recientemente en el que se realizaba un cuestionario en línea entre los usuarios de sitios web de temática psicodélica descubrió que los diagnosticados con TDAH calificaban sistemáticamente las microdosis psicodélicas como más eficaces que los medicamentos estimulantes convencionales25. Los autores del artículo argumentaron que esto podría deberse a la ausencia de efectos no deseados relacionados con las microdosis, ya que éstas no producen un “colapso” después de que su efecto haya desaparecido y no requieren una dosis diaria, como ocurre con los estimulantes, lo que podría reducir aún más los casos de efectos secundarios.

¿Qué quiere decir todo esto?

En conclusión, las microdosis parecen ser mucho más seguras que las macrodosis psicodélicas y, dado que no implican una experiencia intensa y mística, son más adecuadas para el uso diario como “suplemento” para mejorar la cognición y el funcionamiento mientras se lleva a cabo el día a día. En comparación con los medicamentos estimulantes actuales, las microdosis psicodélicas parecen ser más seguras y estar asociadas a menos efectos no deseados, y podrían ser al menos igual de eficaces para reducir los síntomas del TDAH. Quizás también sea importante mencionar que, aunque este artículo se centra en las microdosis, la experiencia del “viaje” de una macrodosis psicodélica podría ser terapéutica en sí misma, ya que las macrodosis pueden actuar para “re-cablear” el cerebro en un tiempo relativamente corto. Por ejemplo, podrían ser muy beneficiosas como parte de un programa psicoterapéutico para profundizar en la propia conciencia e intentar comprender mejor la propia mente.

Capacidad de curación no aprovechada

Está claro que estos fármacos tienen un gran potencial para su uso terapéutico y específicamente para el TDAH, y definitivamente deberían ser explorados en futuras investigaciones. Estas poderosas sustancias tienen una capacidad de curación aún sin explotar y, en mi opinión, este poder debería ser aprovechado y utilizado para mejorar no sólo la calidad de vida de los pacientes con TDAH o de otro tipo, sino de todo aquel que lo necesite.

Sin embargo, no se pueden sacar conclusiones firmes sobre la utilidad clínica de los psicodélicos en este momento, ya que la investigación está todavía en sus inicios y faltan estudios experimentales rigurosos en poblaciones de pacientes. Todos los resultados mencionados aquí deben ser respaldados por más ensayos clínicos controlados para establecer relaciones más fiables entre los psicodélicos y el TDAH.

Limitaciones de los estudios de microdosificación y sugerencias para futuras investigaciones.

También es importante mencionar que muchos de los estudios ya realizados sobre microdosificación tienen limitaciones metodológicas que dificultan la interpretación de los resultados. Por ejemplo, la mayoría de las pruebas se basan en autoinformes y cuestionarios, lo que significa que no se puede medir la veracidad y exactitud de estos informes.

Además, la mayoría de estos estudios reclutan voluntarios, por lo que, naturalmente, sólo un determinado grupo de personas, las que toman microdosis de psicodélicos, participan en el estudio – esta población podría no ser representativa de la población general, por lo que estos resultados podrían no ser válidos cuando se aplican a todas las personas. Debido a la falta de un protocolo estandarizado para las microdosis, diferentes estudios utilizan diferentes regímenes de dosificación – algunos dosifican todos los días, otros una vez a la semana. La frecuencia de las microdosis podría tener un gran impacto en los efectos que tienen, ya que éstos son muy sutiles, y la gran variedad hace que la comparación de los diferentes estudios sea defectuosa.

Además, no hay “una” dosis que se considere microdosis, sino más bien un rango de dosis por debajo de un determinado umbral (véase la Tabla 1), y podría darse el caso de que la dosis óptima y el régimen de dosificación varíen con cada individuo, lo que complica aún más la interpretación de los resultados y la comparación entre estudios. Los futuros avances en este campo deberían centrarse en abordar algunas de estas limitaciones para maximizar los beneficios y minimizar los posibles efectos no deseados de la microdosificación.

Nota: Ninguna de la información contenida en este artículo es un consejo médico. Por favor, no tome decisiones sobre su salud basándose únicamente en la información presentada aquí. Siempre se recomienda contactar a un médico o profesional de la salud antes de realizar cualquier cambio en su rutina de medicamentos o combinar psicodélicos con otro tipo de drogas. ¡Mantenerse a salvo! Iva Totomanova Es una estudiante búlgara de 23 años que vive en los Países Bajos desde hace unos 5 años. Obtuvo su Licenciatura en Ciencias en Neurociencia Cognitiva y Psicología de University College Utrecht en 2020, y actualmente está cursando su Maestría en Neurociencia Cognitiva y Clínica en la Universidad de Maastricht.

Su principal interés personal y de investigación se encuentra dentro del ámbito de la ciencia psicodélica, y le apasiona desarrollar aún más esta área de investigación en su carrera, ya que cree de todo corazón en el potencial terapéutico de estas sustancias.

También insiste en aplicar este conocimiento en un entorno clínico para mejorar la salud mental y el bienestar de las personas. El enfoque de investigación actual de Iva es el uso de microdosis para aliviar los síntomas del TDAH, y está emocionada de profundizar en este tema.

Puede ponerse en contacto con Iva por correo electrónico en: i.totomanova@gmail.com Link al perfil de LinkedIn de Iva

Referencias

  1. Marks, M. (2021, October 11). A Strategy for Rescheduling Psilocybin. Scientific American. https://www-scientificamerican-com.mu.idm.oclc.org/article/a-strategy-for-rescheduling-psilocybin/

  2. American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (DSM-5®). American Psychiatric Pub.

  3. Rubia, K., Alegria, A., & Brinson, H. (2014). Imaging the ADHD brain: disorder-specificity,medication effects and clinical translation. Expert review of neurotherapeutics, 14(5), 519-538.

  4. Meijer, W. M., Faber, A., van den Ban, E., & Tobi, H. (2009). Current issues around the pharmacotherapy of ADHD in children and adults. Pharmacy world & science, 31(5), 509-516.

  5. Banaschewski, T., Roessner, V., Dittmann, R. W., Janardhanan Santosh, P., & Rothenberger, A. (2004). Non–stimulant medications in the treatment of ADHD. European child & adolescent psychiatry, 13(1), i102-i116.

  6. Fadiman, J., & Korb, S. (2019). Might microdosing psychedelics be safe and beneficial? An initial exploration. Journal of psychoactive drugs, 51(2), 118-122.

  7. Leonard, A. (2015, November 20). How LSD Microdosing Became the Hot New Business Trip. Rolling Stone. https://www.rollingstone.com/culture/culture-news/how-lsd-microdosing-became-the-hot-new-business-trip-64961/

  8. Nichols, D. E. (2016). Psychedelics. Pharmacological reviews, 68(2), 264-355.

  9. Johansen, P. Ø., & Krebs, T. S. (2015). Psychedelics not linked to mental health problems or suicidal behavior: A population study. Journal of Psychopharmacology, 29(3), 270-279.

  10. Vollenweider, F. X. (2001). Brain mechanisms of hallucinogens and entactogens. Dialogues in Clinical Neuroscience, 3(4), 265-279.

  11. Carhart-Harris, R. L., Leech, R., Hellyer, P. J., Shanahan, M., Feilding, A., Tagliazucchi, E., … & Nutt, D. (2014). The entropic brain: a theory of conscious states informed by neuroimaging research with psychedelic drugs. Frontiers in human neuroscience, 8, 20.

  12. Vollenweider, F. X., & Kometer, M. (2010). The neurobiology of psychedelic drugs: implications for the treatment of mood disorders. Nature Reviews Neuroscience, 11(9), 642.

  13. Nichols, C. D., & Sanders-Bush, E. (2002). A single dose of lysergic acid diethylamide influences gene expression patterns within the mammalian brain. Neuropsychopharmacology, 26(5), 634-642.

  14. Bouso, J. C., Palhano-Fontes, F., Rodríguez-Fornells, A., Ribeiro, S., Sanches, R., Crippa, J. A. S., … & Riba, J. (2015). Long-term use of psychedelic drugs is associated with differences in brain structure and personality in humans. European Neuropsychopharmacology, 25(4), 483-492.

  15. Riedel, G., Platt, B., & Micheau, J. (2003). Glutamate receptor function in learning and memory. Behavioural brain research, 140(1-2), 1-47.

  16. Kyzar, E. J., Nichols, C. D., Gainetdinov, R. R., Nichols, D. E., & Kalueff, A. V. (2017). Psychedelic drugs in biomedicine. Trends in pharmacological sciences, 38(11), 992-1005.

  17. Ly, C., Greb, A. C., Cameron, L. P., Wong, J. M., Barragan, E. V., Wilson, P. C., … & Duim, W. C. (2018). Psychedelics promote structural and functional neural plasticity. Cell reports, 23(11), 3170-3182.

  18. Kelly, J. (2020, January 17). Silicon Valley Is Micro-Dosing ‘Magic Mushrooms’ To Boost Their Careers. https://www.forbes.com/sites/jackkelly/2020/01/17/silicon-valley-is-micro-dosing-magic-mushrooms-to-boost-their-careers/?sh=cc2de815822a

  19. Hutten, N., Mason, N., Dolder, P., Theunissen, E., Liechti, M., Feilding, A., … & Kuypers, K. (2020). Cognitive and subjective effects of different low ‘micro’ doses of LSD in a placebo-controlled study. European Neuropsychopharmacology, 31(S1), S63-S64.

  20. Polito, V., & Stevenson, R. J. (2019). A systematic study of microdosing psychedelics. PLoS One, 14(2), e0211023.

  21. Polito, V., & Liknaitzky, P. (2021, December 15). The emerging science of microdosing: A systematic review of research on low dose psychedelics (1955 – 2021). https://doi.org/10.31234/osf.io/edhqz

  22. Albayrak, M. E. (2019). Microdosing. Marine Corps Gazette.

  23. Rosenbaum, D., Weissman, C., Anderson, T., Petranker, R., Dinh-Williams, L. A., Hui, K., & Hapke, E. (2020). Microdosing psychedelics: Demographics, practices, and psychiatric comorbidities. Journal of Psychopharmacology, 34(6), 612-622.

  24. D’Angelo, L. S. C., Savulich, G., & Sahakian, B. J. (2017). Lifestyle use of drugs by healthy people for enhancing cognition, creativity, motivation and pleasure. British Journal of Pharmacology, 174(19), 3257-3267.

  25. Hutten, N. R., Mason, N. L., Dolder, P. C., & Kuypers, K. P. (2019). Self-rated effectiveness of microdosing with psychedelics for mental and physical health problems amongst microdosers. Frontiers in psychiatry, 10, 672.



82 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page